Los inicios del Software Inteligente

Artificial Intelligence

Según Stephen Hawking, el libre albedrío es tan solo una serie de momentos colectivos que interactúan entre causa y efecto. Con el tiempo, tras muchas pruebas y errores, hemos conseguido crear complejas piezas de tecnología que han empezado a pensar como humanos.

Nuestra naturaleza nos empuja a diseñar basándonos en lo que somos. Primero creamos máquinas que podían resolver problemas mediante parámetros de verdadero y falso. En la actualidad, estamos desarrollando máquinas que encuentran la verdad a partir del significado. Estas máquinas son las primeras con las que los humanos podrán interactuar de manera inteligente.

Somos especialistas en IA basada en máquinas que entienden el lenguaje humano. Para que nuestra IA funcione, organizamos unos contenidos específicos en nuestra base de conocimiento. Básicamente es un cerebro diseñado para organizar unos contenidos específicos de cara a las posibles preguntas que los humanos pueden formular. Es como tener respuestas vivas en el interior del sitio esperando a que alguien formule una pregunta.

Para acceder a esas respuestas se necesita un trigger (desencadenante) contextual que cree una conexión, de la misma manera que un humano necesita un punto de referencia para crear un intercambio recíproco. Nuestro trigger está creado mediante un motor de búsqueda inteligente que efectúa las búsquedas basándose en el significado contextual de las preguntas de usuario en lugar de las palabras clave. Esto permite que nuestra IA entienda a la perfección el lenguaje humano.