Eliza, la “mona Lucy” de los Chatbots

Chatbots: pasado, presente y futuro...

Es curioso que trabajando en una empresa de Inteligencia Artificial como Inbenta no me hubiera hecho antes esta pregunta; ¿Cuál fue el primer Chatbot de la historia?, es como el “de dónde venimos y hacia dónde vamos” de nuestra existencia sobre el que tanto nos gusta divagar mirando al cielo. Si “Googleamos” un poco, todos los resultados de la búsqueda apuntan a Eliza.

Eliza se considera el primer Bot conversacional de la historia, inventado en la década de los 60 por Joseph Wiezenbaum en el laboratorio de inteligencia artificial del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Estados Unidos.

Pretendía mostrar la superficialidad de la comunicación entre el hombre y la máquina. Lo hacía reconociendo palabras clave y preguntando sobre ellas como si fuera una psicoterapeuta. Por ejemplo, si alguien mencionaba a su madre en una frase, el bot automáticamente le pediría que le dijese más sobre su familia. De esta manera, se creaba una ilusión de entendimiento e interacción real.

Las respuestas de Eliza resultaban tan convincentes que, al conversar por primera vez con ella, algunas personas creían que estaban hablando con un humano (cabe decir que esto sigue ocurriendo hoy en día). Sin embargo, esto tuvo un límite cuando el usuario encontraba mensajes implícitos o subliminales en las respuestas del bot que en verdad no existían o no intentaban significar eso. Llegado este punto, la conversación se volvía incoherente. Además, era incapaz de memorizar y no podía aprender de sus conversaciones..

Que hoy los bots sean capaces de tener interacciones similares a las de los humanos, es principalmente por hacer uso de dos tecnologías concretas como la inteligencia artificial y el procesamiento del lenguaje natural.

Quién le iba a decir a Eliza que sus primos del futuro no sólo serían capaces de entender y responder de forma correcta, útil y coherente, sino que además de ser “seres conversacionales” serían también “seres transaccionales” que podrían por ejemplo activar y desactivar alarmas, recomendar un producto o servicio al usuario, hacer una transferencia bancaria o incluso realizar una entrevista de trabajo.

Ahora ya sabemos de dónde venimos, pero… ¿y hacia dónde vamos? Abajo os dejo algunas pistas:

La firma especializada Gartner estima que para 2020, el 20% de la población en los países desarrollados usará asistentes de voz.

El cofundador de Siri, Adam Cheyer comentaba en una entrevista para el periódico El País que “Dentro de poco, los asistentes de voz serán más importantes que los smartphones”. Garantiza que los asistentes virtuales por voz serán la próxima revolución tecnológica. Además, añade que aún no somos conscientes de lo importantes que serán solo en dos o tres años.  

Parece que el futuro ya está aquí y viene marcado por la voz.

Fuentes: xataka, bbc, retina.elpais.com.

Inbenta Team
by Inbenta Team