Cómo construir tu propio chatbot transaccional

La revista Chatbots Magazine reveló que el 67 % de los milenials de los Estados Unidos veían probable comprar productos y servicios de marcas usando un chatbot. Según HubSpot, «el 47 % de los compradores están abiertos a comprar artículos mediante un bot».

En este contexto, resulta fundamental que las marcas consideren seriamente implementar un chatbot transaccional en su sitio web si todavía no lo han hecho. Esto también es un buen motivo para definir con claridad qué son los chatbots transaccionales, cómo funcionan y para qué se usan.

¿Qué es un chatbot transaccional?

«Los bots transaccionales permiten a los clientes realizar una transacción en el contexto de una conversación.»

(Fuente: Chatbot Magazine)

Un chatbot transaccional actúa como si fuera un agente e interactúa con los sistemas externos para llevar a cabo una acción específica.

Así, un chatbot transaccional difiere de los bots más comunes, también llamados chatbots informativos o conversacionales, en el sentido de que su objetivo es automatizar una transacción y simplificar la experiencia del usuario proporcionando un canal adecuado y rápido para un objetivo específico. Está optimizado para ejecutar un determinado número de procesos especializados que eliminan la necesidad de hablar con un experto o de utilizar interfaces más complejas como aplicaciones móviles o sitios web.

El hecho de estar conectado a sistemas externos, hace que las respuestas que ofrecen los chatbots transaccionales sean dinámicas, lo que significa que pueden variar en función de los datos que contienen las plataformas externas. Por otro lado, los bots informativos ofrecen respuestas estáticas: si planteas la misma pregunta obtendrás siempre la misma respuesta.

¿Cómo funciona un chatbot transaccional?

Que haya sido diseñado para llevar a cabo únicamente una serie de tareas no significa que el chatbot transaccional sea básico ilimitado. Todo lo contrario, pueden ser muy inteligentes y capaces de entender el lenguaje natural gracias a la tecnología adecuada.

La IA simbólica y el procesamiento del lenguaje natural es lo que realmente marca la diferencia entre un bot básico y el chatbot transaccional desarrollado por Inbenta.

La IA simbólica es la rama de la inteligencia artificial que implementa el procesamiento del lenguaje natural mediante algoritmos patentados y el léxico de Inbenta, una base de datos exclusiva que describe el lenguaje humano y el mundo en general usando símbolos y sus relaciones semánticas.

La combinación de nuestra tecnología con nuestro léxico permite que los chatbots de Inbenta entiendan las consultas de los usuarios y seleccionen la respuesta adecuada entre varias respuestas posibles.

Contar con este conocimiento léxico y gramatical acumulado ya integrado también significa que los chatbots transaccionales desarrollados en la plataforma de Inbenta pueden ponerse en funcionamiento en pocos días, mientras que nuestros competidores a menudo necesitan meses de preparación debido a sus algoritmos de aprendizaje automático de fuerza bruta. Nuestros clientes obtienen resultados óptimos con un conjunto de datos o expresiones de formación mínimos o incluso nulos.

Casos de uso de chatbots transaccionales

Ahora que ya sabes que son los chatbots transaccionales y cómo funcionan, veamos que pueden hacer.

Los chatbots transaccionales pueden implementarse en diversos sectores, como banca, seguros o e-commerce. En el sector financiero, por ejemplo, pueden automatizar tareas simples que, de lo contrario, las llevaría a cabo un gestor de banca por teléfono, como verificar tu identidad, bloquear una tarjeta de crédito robada, informarte del horario de oficinas cercanas o confirmar una transferencia emitida.

Una entidad aseguradora puede usar el chatbot transaccional para proporcionar una oferta a los clientes potenciales o para que los clientes se descarguen el certificado de seguro. Los chatbots transaccionales más complejos pueden incluso ir más allá y convertir clientes potenciales sin necesidad de abandonar la plataforma del chatbot. Si la oferta se adapta a las necesidades y al presupuesto del usuario, puede contratar la póliza aportando la información requerida al bot, que, seguidamente, le enviará el contrato y la documentación. Este caso de uso también puede aplicarse a las empresas energéticas o a los proveedores de telefonía móvil.

En el sector del e-commerce, el chatbot transaccional puede ayudar a los usuarios a filtrar productos para encontrar lo que están buscando y, finalmente, realizar la compra. Y, en caso necesario, también puede usarse para modificar o cancelar un pedido.

Para obtener más información sobre cómo construir un chatbot transaccional, consulta nuestro seminario web y la demostración en vivo que hace nuestro CEO Jordi Torras de cómo funciona nuestra tecnología.

Otros artículos que pueden interesarte